Márquez dejó claras sus intenciones en el campeonato de Moto GP

0
169
Marc Marquez
El piloto español busca con todas sus herramientas defender el título en MotoGP

El español Marc Márquez (Repsol Hona RC 213 V) dejó claro con su victoria en el Gran Premio de San Marino que se disputó el pasado domingo en el circuito “Marco Simoncelli” de Misano Adriáticco, que se arriesgará al máximo para defender su título de campeón del mundo de MotoGP.

Las condiciones en que se disputó la carrera no eran las más apropiadas, con lluvia y un asfalto completamente empapado, como para asumir más riesgos de los estrictamente necesarios, pero Marc Márquez sacó el genio, figura, coraje, raza y todos aquellos adjetivos que se quieran utilizar, para dejar claro a sus rivales que no va a escatimar riesgo para luchar por el título que ahora mismo ostenta.

Hasta 46 caídas se contabilizaron tanto en Moto2 como en Moto3, repartidas a partes iguales, cuando los pilotos de MotoGP saltaron a al asfalto para configurar la formación de salida y algunos de ellos tenían muy en mente que uno de sus rivales en la pelea por el campeonato no estaba al lado de ellos.

El italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) se rompió nuevamente la tibia y peroné de la pierna derecha mientras practicaba Enduro la semana anterior al Gran Premio de San Marino y con ello prácticamente dijo adiós a sus opciones al título de 2017, como también el español Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V), quien volvió a naufragar en condiciones de agua y rodó atrás, muy atrás, para un piloto que quiere ser campeón del mundo.

Su decimocuarta posición en San Marino, beneficiado de los abandonos por caídas de varios pilotos, le permitió “maquillar” el desastre, pero en su caso las “cuentas” en la pelea por el título mundial de 2017 ya no salen tan fácil.

Pero lo importante sucedió por delante, en las primeras líneas de salida; con unas condiciones muy complicadas, Jorge Lorenzo (Ducati Desmosedici GP17) debió pensar que era su oportunidad de luchar por la victoria en un circuito en el que ha ganado en tres ocasiones de manera consecutiva, de 2011 a 2013, con la Yamaha, pero su frenético ritmo le hizo rodar por los suelos en la séptima vuelta y, una vez más, postergar su ansiada primera victoria al manillar de la Ducati.

Entonces, asumió el rol de líder Danilo Petrucci, quien debió pensar que en esas peligrosas condiciones del asfalto nadie entre los líderes se iba a arriesgar a una caída que podría truncar su carrera por el título mundial 2017, pero también se equivocó, como muchos de los presentes.

La lógica y el afán de conservación se notó rápido en Andrea Dovizioso, que arrojó la toalla para no cometer ningún error, pero no fue así con Marc Márquez, pues cuando todos pensaban que el español se contentaría con una segunda posición que le acercaba al liderato del italiano en el campeonato, el triple campeón del mundo forzó hasta el límite de la gravedad para hacerse con otra victoria que le permitió recuperar el liderato del mundial, aunque fuese empatado a puntos con Andrea Dovizioso.

Lo más importante, seguro, era el mensaje inequívoco que quería enviar Marc Márquez a todos sus rivales y acertó en la manera de mandarlo pues dejó claro que no va a conservar lo más mínimo para conseguir el título mundial.

En su equipo seguro que vivieron la última vuelta con desazón y preocupación y muchos hubieran preferido que el actual campeón del mundo conservase la segunda posición sin riesgo, pero es que de haberlo hecho así, no habría sido Marc Márquez.

Con información de EFE

Dejar una respuesta