Harden, el rey de puntos y asistencias en el arranque de la NBA

0
19
James Harden
El jugador de los Houston Rockets ha conducido a su equipo al mejor récord de conferencia

James Harden ha empezado la temporada 2017-18 —consumido ya algo más de un mes de competición— con abultados méritos para ser MVP. El jugador de Houston Rockets ha conducido a su equipo al mejor récord del Oeste, empatado con Golden State, sin Chris Paul, lesionado, hasta hace dos partidos exactamente. A tanto llega la contribución de Harden que ahora mismo es líder en puntos y asistencias de la NBA, las dos estadísticas simples principales en el aspecto ofensivo.

Harden se pavonea excelso de cara a canasta (31,6 puntos), con la mejor marca de su carrera si se tienen en cuenta las cifras concretadas a temporada completa. También cuenta con el volumen más avanzado de asistencias de toda la liga, con 11,2 pases de canasta cada vez que salta al parqué.

Su buena sintonía a la hora de anotar descansa auspiciada en porcentajes más que acertados: 45,0 en tiros de campo y 40,3 en triples. Por más lanzamientos que intente —el sistema kamikaze de Mike D’Antoni se lo permite—, sus porcentajes no se resienten. De hecho este curso intenta 2,2 lanzamientos ordinarios más por partido, y casi otros dos (1,8) más desde el triple que el ejercicio pasado. También anota más, claro.

Su nivel de producción es tal que por sí solo —con sus puntos— genera casi 32 puntos; y con sus asistencias produce más de 25 tantos por noche, líder de la liga en producción global puntos-asistencias, como pudo revelar Andrés Monje para Kia en Zona hace unas semanas. Ningún otro jugador llega tan alto en lo que a la suma de puntos propios y de compañeros tras asistencia se refiere.

No se va a descubrir ahora la importancia de Harden en el edificio de los Rockets, más sin Chris Paul hábil hasta hace muy poco. Pero sirva el siguiente ejemplo para confirmarla. Del promedio total de puntos de su equipo (112,6 por encuentro, segundo mejor registro tras Warriors), él llega a participar directamente —anota o asiste— en casi la mitad. Una anacronía estadística en la NBA actual.

El base-escolta de D’Antoni también presenta baremos de locos en cuanto a uso ofensivo (porcentaje de jugadas que acaban con canasta suya, tiro libre o pérdida): 36,1 por ciento. O sea, casi 4 de cada 10 jugadas llevan su sello personal en finalización directa (sin contar asistencias).

Todo dato que se pueda extraer de la contribución de James Harden parece de locos pero es pura realidad. Mientras que él asiste y reparte responsabilidades entre la rotación de Houston, la mayoría de sus puntos anotados (80,1 por ciento) llegan sin estar precedidos de asistencia. Eso significa que él asiste mucho y bien pero no le hace falta recurrir al compañero para fabricar sus propios puntos; de hecho, se los gestiona él mismo.

Sí, a tanto llega la participación y liderazgo de James Harden esta temporada. Su primer mes de competición ya anticipa una candidatura solvente para el MVP. Pero de lejos. / NBAmaniacs

Dejar una respuesta